Advertisement
  • PRIVACY POLICY
  • eStore
  • Subscribe

    Stay In The Know! Subscribe to HERSHEY'S Free Newsletters.

    Sign up today to receive wonderful recipes, great gift ideas, activities, and lots of tips and advice directly to your email inbox. It's free and easy, and you'll be one of the first to know about special offers, coupons, sweepstakes, and new products.

    Review our Privacy Policy for additional information.

    Go to Subscribe »

Cómo hornear

Batir consiste en mezclar un ingrediente vigorosamente hasta que se esponje. Esto se logra con un batidor de mano o una batidora eléctrica.
Normalmente solo duplico las recetas, pero existen diferencias en las recetas cuando vas a preparar más del doble. Por ejemplo, cuando duplicas y triplicas las recetas, los efectos de la levadura disminuyen con el paso del tiempo. Si estás preparando tandas grandes de galletas, el tiempo que la masa se mantenga sin hornear puede influir en cómo te van a quedar las galletas al final.
La sal ayuda a resaltar los sabores, ya sean salados o dulces.
Si vas a usar un horno de convección, hay que hacer unos pequeños ajustes, ya sea al tiempo que se requiere para hornear o a la temperatura. El calor que emite el ventilador interno de un horno de convección genera una temperatura pareja que permite hornear y cocinar de manera más uniforme y eficiente.
Para preparar una receta en tu horno de convección, puedes reducir el tiempo de horneado por 15 minutos o reducir la temperatura indicada por 25 grados Fahrenheit.
Cualquier tipo de chispas de Chocolate HERSHEY’S para hornear son perfectas para preparar chocolate fundido. Solo elije el sabor que quieras y derrite las chispas en el microondas o a baño maría y estarás listo para cubrir de chocolate lo que se te antoje.

Utensilios a utilizar

Si vas a usar un horno de convección, reduce la temperatura indicada en la receta por 25 a 50 grados Fahrenheit.
Las bandejas brillantes hechas de aluminio que tengan un peso medio son las mejores. Las bandejas más oscuras tienden a dorar de más la parte inferior de las galletas.

Soluciones rápidas

Para que queden suaves las galletas de chispas de chocolate después de hornearse, no batas la masa demasiado ni utilices mucha harina. Hornéalas en una bandeja brillante (no oscura) y solo por el tiempo mínimo de horneado indicado. El centro puede verse un poco más blando, pero si dejas enfriar las galletas completamente, ¡te quedarán con el centro suavecito! No olvides guardarlas en un recipiente hermético.
Todo depende del aire que las galletas conserven: si les falta aire, tus galletas de chispas de chocolate saldrán planas. éstas son algunas sugerencias para que se inflen más tus galletas:
1. Mantén la mantequilla fría y sin ablandar mucho (no a temperatura ambiente como se sugiere en muchas recetas), y bátela con el azúcar solo un poco, porque mientras más fría esté, mejor conservará las burbujas de aire.
2. Respecto a esto último, después de poner las bolitas de masa en la bandeja, refrigéralas una hora antes de hornearlas y deja la masa restante en el refrigerador entre bandejas. No olvides usar bandejas frías para poner la masa nueva y no las calientes que acabas de sacar del horno.
3. Para que se inflen más, agrega un par de cucharadas más de harina a la masa, integrándolas suavemente para que no se endurezca.
4. ¡Asegúrate de que la levadura que utilices (el bicarbonato de sodio o el polvo para hornear) no haya caducado!
5. Utiliza bandejas para hornear de buena calidad. Esto es indispensable.
6. Cuida que el horno esté precalentado a la temperatura exacta.
Hay varias razones por las que esto podría estar pasando. Mi truco favorito para que no se baje la masa es refrigerarla antes y utilizar una bandeja fría. La masa se expande mucho más rápido cuando está caliente, lo que produce galletas más planas. También es buena idea fijarte en tu bicarbonato y polvo para hornear: Si estos ingredientes no están frescos, la masa de tus galletas no subirá como debería.
Intenta agregando una pizca más de harina. Lo mejor es hacer una prueba con unas cuantas galletas antes de hornear la tanda completa para ver cómo quedan.
Realmente no te recomiendo usar ambos tipos de levadura a menos que se especifique en la receta. Algunas galletas sí salen bien usando ambos pero, por lo general, solo se debe usar uno u otro. El polvo para hornear sirve más de levadura y hace que suba la masa; por otro lado, el bicarbonato neutraliza los ácidos de los ingredientes para que queden tiernas y, además, sirve también de levadura. Independientemente de cuál sea el que uses, ninguno ocasiona que tus galletas salgan demasiado duras: ¡esto pasa cuando las galletas se hornean de más! ;)

Lo que puedes hornear

A mi me gustan las galletas con Chispas de Chocolates HERSHEY’S KISSES. Aquí mismo puedes encontrar la receta. Yo prefiero hacer la masa de galletas antes de tiempo para así ya tenerlas listas justo antes de que lleguen las fiestas.
Preparar la masa para galletas por adelantado es una gran ayuda para hacer que el hornear durante las fiestas sea más fácil. Envuelve y protege tu masa con bolsas resellables dobles para congelar. La masa se puede congelar hasta por 3 meses. Quizás necesites hornear las galletas durante un poco más de tiempo, así que procura estar al tanto para que no se vayan a quemar.

Para refrigerar y congelar

Si está bien envuelta, la masa para galletas hecha en casa puede conservarse sin problemas en el refrigerador hasta por 3 o 4 días. Si quieres conservarla por más tiempo, envuélvela en plástico y guárdala en bolsas resellables para congelar. Puedes conservarlas en el congelador desde 3 hasta 6 meses.
Sí puedes, pero no lo recomiendo. Cuando congelas galletas ya hechas, pierden algo de su textura. Al descongelar, el chocolate también puede que forme un “velo blanco” (el residuo blanco que se forma cuando la manteca de cacao se separa y sube a la superficie cuando se conserva en un lugar cálido). Pero lo que sí puedes hacer es congelar la masa (envuelta en plástico) de 3 hasta 6 meses y descongelarla a la hora que se te antojen unas galletas de florecita recién hechecitas.
Muchas veces congelamos nuestra masa para galletas dentro de bolsas resellables. Lo mejor es hornearla después de descongelarla, dejando correr agua caliente sobre la masa por 10 minutos. Pero si necesitas hornearla estando congelada, solo déjala en el horno por unos 2 o 3 minutos adicionales.
La respuesta fácil sería que no. Por lo general, si usas un betún con mantequilla y/o manteca, leche y azúcar glas, sí se puede dejar a temperatura ambiente durante la noche. Solo procura que el lugar esté fresco, sin que el sol pegue directamente y lejos de algo que emita calor y derrita el betún. De hecho, el betún se puede dejar a temperatura ambiente hasta por 3 días.
Sin embargo, si el betún esta hecho a base de queso crema o crema batida, o si el pastel tiene relleno de natilla o frutas, sí se tiene que refrigerar. Aunque la refrigeración puede llegar a secar el pastel, yo refrigero mis pastelitos y mis pasteles cuando los preparo un día antes de algún evento. No tanto por cuestión de salud, sino más que nada para el diseño que le doy al betún quede firme y de manera correcta.
También refrigero las bolsas para decorar rellenas con el betún a base de mantequilla que me haya sobrado y las dejo reposar a temperatura ambiente para ablandarlas antes de usarlas nuevamente.

Sustitutos

¡Claro que sí! Puedes usar crema de almendra o de nuez de la India.
Puedes sustituir el azúcar por endulzantes naturales como la miel de abeja o por endulzantes artificiales.
El cardamomo se puede sustituir sin problema con canela, nuez moscada o pimienta inglesa.
Para sustituir barras de chocolate sin azúcar, usa 3 cucharadas de cocoa y una cucharada de manteca.
¡Por supuesto! Puedes usar cualquier sabor de Chocolates HERSHEY’S KISSES para poner sobre las Galletas de Florecita de Crema de Cacahuate.
Sí, puedes cambiarlo en cualquier receta y te dará resultados muy similares. Sin embargo, cuando el ingrediente principal requiere queso crema regular y usas queso crema reducido en grasa, la textura no será tan cremosa como si usaras el regular. Si solo necesitas algunas cucharadas de queso crema, entonces no pasa nada, pero si estás preparando un betún a base de queso crema, el queso crema regular es mucho mejor.
Si derrites el chocolate antes de agregarlo a la mezcla, la textura del brownie será más espesa y con sabor más intenso. Para preparar el brownie perfecto, agrega el chocolate derretido y ½ taza de chispas de chocolate para incrementar su rica textura chocolatosa.
Yo uso 3 cucharadas de azúcar. Sin embargo, HERSHEY’S indica que puedes combinar 6 cucharadas de Cocoa HERSHEY’S, 7 cucharadas de azúcar y ¼ de taza de manteca.
Al hornear, sí puedes sustituir los tipos de azúcares, pero el sabor cambiará. Una taza de azúcar granulada se puede sustituir con una taza de azúcar morena. O si prefieres un sabor más semejante al de la azúcar morena, combina de 1 a 1 ½ cucharadas de melaza con 1 taza de azúcar blanca.
Puedes usar mantequilla en vez de manteca, pero la receta se puede expandir más de la cuenta al hornearla. Asegúrate de que la masa esté fría antes de hornearla y considera usar media medida de mantequilla y media de manteca en vez de la medida completa.
Sí se puede sustituir la manteca por margarina. Por cada taza de manteca, puedes usar una taza y dos cucharadas de margarina. Asegúrate de usar una pizca menos de sal en la receta al hacer esto.
El fudge tiene su maña y muchas veces hay que preparar la receta varias veces antes de lograr tener la intuición para saber cuándo calentarlo, retirarlo del fuego o mezclarlo.
¿Estás dejando que la temperatura llegue a más de 234°F? El fudge dulce de chocolate comienza a endurecerse al hervir cerca de los 250°F. ¿O acaso estás subiendo la temperatura demasiado alto para llegar a los 234°F más rápido? Esto hace que la mezcla se cueza muy rápido.
Asegúrate de implementar la prueba de bola suave/agua fría que sugiere la receta. Esto indicará si la mezcla está en su punto. También es muy importante saber que no debes mezclar el fudge mientras esperas a que se enfríe. El fudge debe enfriarse lentamente, cualquier movimiento puede acelerar el proceso, así es que NO TOQUES la mezcla mientras se enfría a temperatura tibia.
La pasta de vainilla se puede conseguir por internet o en tiendas especializadas. Si no la encuentras en una tienda, puedes sustituirla combinando vainilla pura con vaina de vainilla en forma de pasta. Una cucharadita de pasta de vainilla es el equivalente a una vaina de vainilla o una cucharadita de extracto de vainilla.
In English